archivo

Otros

El próximo día 18 de octubre a las 20 horas inauguro mi exposición “Los Mundos de Violeta Voltereta” en Entropiqa, Granada. Expondré una selección de trabajos realizados durante los dos últimos años. Si estáis por Granada me encantaría veros por allí. Se podrá visitar hasta el 3 de noviembre. Estoy trabajando con muchísima ilusión para que todo este perfecto ese día. Gracias por seguirme y animarme siempre! Me acordare de todos los que estáis lejos.

IMG_5643-0.JPG

Os dejo la portada de “Reverso” con mi trabajo en Proceso de Creación. Espero que os guste. No dejéis de leer la revista. http://issuu.com/saltoalreverso/docs/revista_2_salto_al_reverso_mayo-jun


Imagen

Salto al reverso #2

SALTO AL REVERSO

Ya está publicada la segunda edición de la revista Salto al reverso (mayo-junio).

Foto de portada baja

Les dejo los links:

Pueden ver ésta y la primera edición (mejorada con algunos retoques) en el menú principal Revista.

La convocatoria de obras para la siguiente revista se abrirá en cuanto definamos el tema de la próxima edición. El tema debe ser un concepto que podamos abordar en forma de poesía, relato, ensayo o artes plásticas.

Se aceptan sugerencias:

Ayuden a promocionar la revista en sus blogs y en las redes sociales.

Muchas gracias a todos los que participaron en esta edición:

  • Benjamín Recacha
  • Carmen Teijeiro
  • Chavsky
  • Crissanta
  • Eduardo J Castroviejo
  • edwincolonpagan
  • Enrique Urbano
  • Esteban Mejías
  • Fiesky Rivas
  • lachicaimperdible
  • Miresky
  • Nat Figueroa
  • Palagrafías
  • Reynaldo Alegría
  • Roberto Cabral Castañeda
  • Violeta Voltereta

Ver la entrada original

El silencio reina al amanecer en estas quebradas calles que parecen gemir en cada esquina, en cada recoveco. Esta es una ciudad de luces y de sombras, misterios, desilusión, mucho ruido y, a veces, un ensordecedor silencio, como ahora.
Miles de sueños están fabricandose, algunos verán la la luz, otros tan solo serán sueños rotos al amanecer.
Esta ciudad esta rodeada de colinas, en una descansan los muertos, en otra los recuerdos hechos piedra de un mítico pasado glorioso, en la otra el duende y la magia perdidos de los “luceros hiriendo la madrugada”. Y en medio estamos nosotros, intentando que nuestros sueños no se rompan demasiado, pretendiendo que la magia de la que hablaba Lorca, no se ha ido, no se va con el día, que los muertos no lo están tanto y que las piedras las pusimos ahí nosotros. Viviendo al fin de sueños rotos.image

Tu casa

20131108-194851.jpgTu casa carece de recuerdos. Son cuatro paredes blancas esperando a que escribamos nuestras vidas. En tu casa yo también carezco de recuerdos. No soy consciente del dolor que ha minado mi cuerpo hasta dejarlo tan seco como esta hoy, no soy consciente de las voces del amanecer, ni de las respiraciones de la noche. No soy consciente de que antes de ti yo tenía una vida que iba extinguiendo cada día un poco más.
Por eso en tu casa vuelvo un poco a mi niñez, un poco a esa infancia feliz, llena de árboles y de ciruelas amarillas, de flores y de cariño, de baños calientes los viernes por la noche, de olor a gel, a limpio. Infancia de risas de niños por todas partes, risas blancas y puras. Esa infancia donde aun los recuerdos no pesaban y las personas no herían de muerte.
Al crecer el mundo se pervirtió tanto que cambió de forma, de color y hasta de lugar. Entonces llegaron las lágrimas de verdad y se fueron las de cocodrilo. Llegó la sinrazón, la ansiedad y se fue la paz para siempre.

-Violeta Voltereta-

20130628-113244.jpg
Todo se calma en la noche, las sombras de las casas viejas toman formas extrañas. La gente camina sola….quizás no sea yo la única que esta tan sola después de todo.
Ha pasado ya mucho tiempo. El frío empieza a calar nuestros huesos, al menos los míos. Encontré un refugio, no se sí el mejor, probablemente no. Probablemente pronto empiecen a salir las goteras. Pronto el frío conseguirá abrirse camino entre estos delgados muros que hoy me cobijan. Pero mientras tanto, quizás me de tiempo a hacer una hoguera, a revestir las paredes con toda la paja y el barro que encuentre, o quizás llegue antes el verano.
Encontré un refugio cansada de llamar a gritos, sollozos y lágrimas a una puerta que jamás se abría.
Te busque en mis noches tristes, te busque en mis sueños, allí donde siempre solías estar, pero no encontré ni rastro de ti.
Aún quedan muchos océanos de tiempo por recorrer.

A %d blogueros les gusta esto: