archivo

Archivos Mensuales: febrero 2013

Veíamos cómo el pánico salía en forma de vaho entre nuestras bocas entreabiertas, incapaces de emitir un solo sonido…

20130226-233654.jpg

20130226-212243.jpg

Olvidé olvidarte

No pienses en mí.
No se te ocurra imaginarme desnuda
ni acercándome sigilosamente a ti.
No pienses en mis gruesos labios quemando tu cuello,
y en el siempre molesto
calambre que podría recorrer tu espalda de principio a fin.
Si te sirve de ayuda,
no imagines mis despiadados pechos clavándose en los tuyos, no me veas encima de ti
muriendo un poco en cada movimiento.
No acaricies con tu mente todos
y cada uno de los poros de mi piel,
¿De verdad necesitas recorrer mi cabello con tu olfato?
No permitas siquiera que mi húmeda lengua busque la tuya, ni que la encuentre y mucho menos que quiera jugar con ella.
Si me haces caso verás que es fácil alejar de tu mente la idea de poseerme una y otra vez, hasta contar cincuenta y caer agotado a mis pies.
No pienses en mi,
¿ves? Lo estás consiguiendo
No vale la pena pensar en el olor de mi sexo,
ni en tu mano subiendo por mis piernas sedosas por debajo de mi falda, por debajo de la piel.
Y ya que estamos
si quieres echar algo de menos,
prueba con el sabor que no sabes que tengo, Échame de menos sin saber lo que es estar conmigo.
Para que te sientas mejor,
(y esto estoy segura que te ayudará)
te recomiendo que no sueñes con arrancarme un trozo de vida en cada embestida.
Es fácil olvidar
lo que nunca ha ocurrido.
Es fácil olvidar
que podemos latir como uno solo.
Si has conseguido leer hasta aquí,
estoy segura que
si sigues uno a uno
todos estos sencillos consejos que te doy verás que es fácil, muy fácil,
quizá tristemente demasiado fácil, olvidarse de mí.

Ginés S. Cutillas
http://www.ginescutillas.com/

A %d blogueros les gusta esto: